• Madeline Zambrano

No son micro. Machismos cotidianos: violencia de género que no se ve. Una "micro" violencia

No son micro. Machismos cotidianos es un libro de reflexión, de lectura accesible, didáctica y divertida, sobre la problemática del machismo y la misoginia normalizada, internalizada e invisible.

Existen distintos tipos de violencia, pero con frecuencia sucede que la más sutil o imperceptible es la que detona a las demás. Somos parte de esta violencia sutil desde los primeros años de la infancia y nadie se da cuenta. Los primeros síntomas se desarrollan en medio de comentarios que parecen inocentes, pero que en el fondo están marcando una frontera entre lo que puede ser (y no) y hacer (y no) una mujer e incluso el mismo hombre, porque éste al mismo tiempo que ejerce micromachismos los padece.


De pronto llegamos a escuchar a papá diciendo que mamá no es capaz de hacer las cosas que él sí, como proveer el dinero para la casa, y que el trabajo de ella es estar en el hogar cuidando a los niños (un trabajo que, por cierto, no se remunera). A las niñas se les enseña a jugar con muñecas y a vestir de rosa, mientras que a los varones les toca los carritos y el color azul. Y ¡ay de ti, Fulanito, si lloras!, porque llorar es una debilidad exclusiva de las mujeres. Este tipo de violencia sutil o micromachista -porque el machismo es un tipo de violencia- la hemos padecido todes, porque la realidad es que nuestra sociedad está constituida sobre la base de un sistema patriarcal y, por tanto, misógino, que ha delegado en la mujer condiciones marginales: es ella incapaz, débil, carente de voz y voto.

Hoy en día tenemos más oportunidades para detectar las violencias sutiles o micromachistas gracias a que existe mayor difusión de información al respecto, a mujeres que han dado su voz y su experiencia y a la lucha continua por los derechos de las mujeres. No son micro. Machismos cotidianos es un medio en el que Claudia de La Garza y Eréndira Derbez, autoras del libro, hablan por y para todes nosotres. Este libro es una excusa para aclarar las cosas que no sabemos cómo explicar. Permite la formación de opiniones y el repensar lo que ya se tiene por dado. La creación de No son micro supone un largo proceso terapéutico, de investigación y de revivir experiencias, pero también una de las tantas formas de salir del anonimato.


No son micro. Machismos cotidianos es, sobre todo, un espacio de consuelo y acompañamiento. Su objetivo es motivar la reflexión de todas esas situaciones cotidianas a la que la sociedad machista nos ha expuesto y hecho sentir como cosa normal. Las viñetas que forman una parte gruesa del libro están llenas de un humor particular, llamativo y satírico, que en ocasiones propician las risas. El humor y la risa son estrategias eficientes para lidiar con aquello que nos duele, y en este mundo ser mujer a veces duele, y duele mucho.

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoy
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.
Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.
Otro modo de ser humano y libre.
Otro modo de ser.

Rosario Castellanos

Entradas recientes...